Almacenamiento de materias químicas o peligrosas

almacen-de-sustancias-quimicas

De acuerdo con las disposiciones generales del almacenamiento de materias peligrosas, éstas son comprendidas como todo material nocivo o perjudicial que en su proceso de fabricación, almacenamiento, transporte o uso, puede generar o desprender elementos tóxicos que puedan causar lesiones y/o daños a las personas, instalaciones o medio ambiente donde se pueda producir una exposición a ellos.

En España, existe un estatuto sobre almacenamiento de contenidos peligrosos en el Real Decreto 379/2001, de 6 de abril de 2001, donde se crea adicionalmente la ITC-9 sobre “Almacenamiento de peróxidos orgánicos”. En este decreto, se les da la obligación a los empresario a responsabilizarse por el cumplimiento de las normas establecidas en el Reglamento y sus disposiciones técnicas suplementarias, así como de su correcta utilización.

Además se les exige tener cubierta, mediante la una póliza de seguro correspondiente, la responsabilidad civil que pudiera derivarse del almacenamiento de materias peligrosas, con una cuantía por siniestro de 601.012,10 €, como mínimo, cantidad ésta que debe ser renovada cada año de acuerdo con la variación del índice de precios al consumo.

Asimismo, la mencionada póliza deberá tenerse suscrita en el momento que se comunique la puesta en servicio y se solicite la inscripción de la instalación.

Por otra parte, las inspecciones y revisiones que puedan realizarse no relevan en ningún momento al titular del cumplimiento de los deberes impuestos a la misma con respecto al estado y preservación de las instalaciones y de los compromisos que puedan resultarse de ese proceso.

Es así, como el objetivo fundamental del citado reglamento es el de determinar las condiciones de seguridad de las infraestructuras de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos, concibiéndose por tales las sustancias o preparados calificados como peligrosos en el estatuto sobre notificación de sustancias nuevas y clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas, tanto en estado sólido como líquido o gaseoso, y sus servicios auxiliares en toda clase de establecimientos y almacenes, incluidos los recintos, comerciales y de servicios.

Todas y cada una de estas disposiciones, forman parte de un conjunto de medidas preventivas, con el fin de evitar daños producidos en caso de accidentes como: explosiones,  incendios. exposición a tóxicos, contaminación e inflamación.

R32: El nuevo gas refrigerante para un entorno sostenible

Las innovaciones tecnológicas no dejan de sorprendernos, sobre todo si de mejorar la vida de las personas se trata y, por consiguiente, su experiencia como consumidores. Muchos son los ejemplos que podríamos mencionar pero en esta ocasión preferimos centrarnos en el nuevo gas refrigerante R32, que está siendo utilizado con éxito en la industria de los aires acondicionados.

Si lo comparamos con otros refrigerantes empleados hasta el momento, el uso de este gas en sistemas de aire acondicionado supone una clara reducción del consumo de energía eléctrica, generando facturas de la luz menos abultadas y contribuye con la conservación del medio ambiente.

Esto se debe a que los equipos de climatización que funcionan a base de gas refrigerante R32 necesitan una menor carga de refrigerante, convirtiéndose así en una gran opción de ahorro y de eficiencia energética.

Además de la cuestión netamente económica, es preciso hacer hincapié en el impacto medioambiental que, en el caso de los equipos de refrigeración y sistemas de aire acondicionado que funcionan a base de gas refrigerante R32 es claramente menor gracias a su mejor transmisión térmica. Dato crucial para la reducción del efecto invernadero.

 

planeta-limpio

 

Es posible afirmar, entonces, que este gas constituye una alternativa más ecológica y fiable, simbolizando un importante avance. Por lo que no es difícil prever que en poco tiempo, por ser eficiente, más económico y respetuoso con el medio ambiente, logrará convertirse en el refrigerante empleado por excelencia en la industria de los aires acondicionados.

Las marcas líderes del mercado de climatización, no han dudado en incorporar este refrigerante de vanguardia en sus nuevas líneas de sistemas de aire acondicionado. Para que el flujo de aire llegue a cada uno de los rincones del hogar, dando lugar a una experiencia confortable y por demás segura para la familia.

 

Innovación y eficiencia

Además de las ventajas ya mencionadas, resulta interesante conocer algunas cuestiones más sobre este novedoso gas refrigerante que no tiene efectos perjudiciales a la capa de ozono.

Por su clasificación, si se lo compara con los gases fluorados, el gas refrigerante R32 está considerado como menos inflamable y tóxico, lo que lo convierte en una alternativa más segura en el mercado actual.

Al mismo tiempo, su reutilización es por decirlo de alguna manera simple, por ser un gas que es más sencillo de tratar, pues en su composición incluye solamente un refrigerante.

Cabe destacar, que los aires acondicionados que poseen esta clase de carga refrigerante de gas R32,  tienen un índice inferior de GWP, que es la capacidad que dispone un gas, de reducir la capa de ozono, como daño colateral a su funcionamiento y contribuir al tan mencionado calentamiento global. En otras palabras contaminan menos. Todas estas características dan cuenta de la innovación tecnológica que supone para los equipos de climatización, el gas refrigerante R32, que ha dado paso a toda una nueva generación de aires acondicionados de uso doméstico de máximo rendimiento, para un mayor bienestar de las personas y un mejor cuidado del planeta. Manteniéndose así, un perfecto equilibrio entre el confort en los hogares y la sostenibilidad del entorno.

 

Cinco gestos cotidianos para cuidar el medio ambiente

Hoy en día, hablar de contaminación es hablar de una realidad innegable que, pese a los esfuerzos de las autoridades y algunos colectivos ecologistas, sigue muy presente en nuestra sociedad como un daño colateral de la industrialización  y el progreso.

Revertir esta situación es difícil, pero no imposible, ya que, muchas veces, el cambio empieza con pequeños gestos individuales, la suma de los cuales puede producir resultados verdaderamente asombrosos. En este contexto, es normal que nos preguntemos ¿Qué puedo hacer yo? Pues bien, la respuesta a esta pregunta es: muchas cosas. Veamos algunas de ellas:

-. Comprar productos ecológicos: optar por productos en cuya producción y elaboración se respete el medio ambiente no es sólo una buena medida para el planeta, sino también para nuestra salud.  Alimentos, productos de limpieza o de aseo personal más respetuosos con el medio ambiente y con ingredientes naturales y de productores locales pueden ser una buena alternativa a los productos excesivamente procesados y elaborados con productos químicos nocivos.

reciclar-opcion-personal

-. Reciclar y optar por productos reciclados: cuando vayamos al supermercado, escoger productos en envases de cristal (un material reciclable) en lugar de plástico es un pequeño gesto muy significativo. Esta medida también se puede hacer extensiva a nuestro hogar, donde escogeremos productos reciclados, como el papel (la industria papelera es una de las que tienen un mayor impacto ambiental) o los toners reciclados y cartuchos de tinta compatibles para la impresora, entre muchos otros. Además, podemos reciclar en casa, usando, por ejemplo, los restos orgánicos (pelas de frutas y verduras, posos de café…) para hacer abono para nuestras plantas.

 

-. Di no a las bolsas de plástico: pese a su aspecto inofensivo y a su uso cotidiano, las bolsas de plástico son uno de los mayores contaminantes de nuestro planeta, ya que para su fabricación se consume una gran cantidades de energía, están compuestas de sustancias derivadas del petróleo y pueden tardar en degradarse hasta más de 50 años. Además, algunas de ellas pueden tener residuos de materiales tóxicos. Por eso, mejor desecharlas. Intenta tener siempre a mano bolsas reutilizables de tela o lona y llevarlas contigo siempre que vayas de compras. Además, ¿Qué te parecería volver al capazo de toda la vida? Ecológico, económico, práctico y bonito.

 

-. Ten cuidado con el consumo de electricidad y no desperdicies el agua: la producción de electricidad puede generar altas cotas de contaminación, especialmente si hablamos de centrales nucleares. Por eso es importante moderar nuestro consumo de energía gracias a pequeños gestos como apagar los aparatos eléctricos cuando no los estemos utilizando (no los dejes en stand-by ni con la lucecita roja encendida, pues siguen consumiendo energía), no abusar del aire acondicionado ni de la calefacción, utilizar bombillas de bajo consumo y aprovechar todo lo que podamos la luz natural. Del mismo modo, es importante no desperdiciar le agua cerrando el grifo cuando nos cepillemos los dientes o nos enjabonemos y cambiando el baño por la ducha.

 

-. Hacer un uso racional del coche: utilizar el transporte publico siempre que podamos o compartir el vehículo con otras personas que realizan el mismo trayecto que nosotros son pequeños gestos muy a tener en cuenta para reducir las emisiones de Co2 a la atmosfera.

 

La contaminación en zonas cercanas a centrales nucleares

Hace un siglo, uno de los mayores avances del ser humano fue descubrir que se podía utilizar la energía nuclear y atómica para realizar cualquier tipo de trabajo. Se podía emplear como energía, como armas para guerras, como elementos para experimentos científicos etc. Muchos fueron los que en aquella época celebraron el gran triunfo del uso de esta energía nuclear, que se materializó con la creación de las primeras centrales nucleares del mundo, que poco a poco se fueron extendiendo por decenas de países hasta convertirse en algo habitual en los países desarrollados.

Sin embargo, pocas fueron las personas que en un principio pensaron en el peligro que este tipo de centrales podrían causar tanto al medios ambiente como a las personas y poblaciones cercanas a ellas. Pero claro, para ello, para que todo el mundo pudiese descubrir los efectos adversos de contaminación y radiación de estas centrales nucleares, hubo que esperar a los años 80.

Contine reading

¿Cómo nos afecta la contaminación en nuestra vida?

Tal y como está el mundo, para nadie es un secreto que vivimos en un ambiente totalmente contaminado, y por supuestos, todos sabemos que esa contaminación ambiental, además de influir de manera directa en el inminente cambio climático, también es cierto que esta contaminación afecta de manera igual de directa (aunque de forma mucho más desapercibida a corto plazo) a nuestra vida diaria y a nuestro día a día.

En la actualidad sería muy complicado enumerar una a una la gran cantidad de causas y de factores contaminantes en nuestro planeta. Los gases de nuestros coches, las fábricas y factorías, el trepidante modo de vida en pleno siglo XXI o la cantidad de productos químicos que empleamos en nuestras labores diarias hacen que la contaminación afecte cada vez de forma más fuerte a nuestra salud.

Contine reading

La contaminación en nuestro día a día

Para nadie es un secreto que la calidad del aire en nuestro planeta no goza de buena salud. Y casi toda la culpa la tiene el ser humano. Nuestra forma de vida contamina el ambiente cada día de forma que a veces se hace prácticamente imposible vivir en algunas de las grandes ciudades del mundo por culpa de la gran contaminación del ambiente.

Son numerosas las causas por las que se ha llegado a esta altísima contaminación. Las industrias, el combustible de todos nuestros vehículos, los aires acondicionados y las calefacciones de nuestras casas y de nuestros lugares de trabajo así como otros muchos factores han hecho que nuestra calidad de vida disminuya a causa de esta contaminación.

Contine reading

La heladera que funciona gracias al sol

La energía solar es una de las más limpias y útiles energías renovables que existen y ahora lo que produce es frío. Sí, no me he equivocado, gracias a la energía solar un grupo de estudiosos de la Universidad Nacional de General Sarmiento están desarrollando una heladera que se alimenta a través de placas solares.

Su proyecto empezó en 2003 con la intención de llevar energía eléctrica a las comunidaddes más necesitadas en Argentina. De lo que se trata es de llevar luz y electricidad a todos aquellos lugares recónditos que no la tenían para ayudar al desarrollo de las gentes de los municipios.

Contine reading

Madrid, una ciudad contaminada

El peor enemigo de nuestro planeta es quizá, casi con toda seguridad, el ser humano. Por culpa de nuestra manera de vivir, de trabajar y todas nuestras costumbres diarias, hemos ido arrojando a la atmósfera miles de millones de toneladas de gases nocivos que contribuyen a la cada vez mayor destrucción de la capa de ozono, la mayor contaminación de nuestras ciudades, y como consecuencia, un mayor calentamiento global.

Solo basta con darse una vuelta y echar un vistazo a fotos de las principales ciudades del mundo para darnos cuenta de que la contaminación de nuestro ambiente y de nuestro planeta está llegando a límites cada vez más altos e insospechados. Límites que harán que, de continuar por este camino, gran parte de las ciudades dejarán de ser tal y como las conocemos actualmente.

Aunque si miramos en la lista de las ciudades más contaminadas del mundo, veremos en los primeros puestos a algunas ciudades chinas como Pekín, así como algunas de Estados Unidos, si nos centramos en la contaminación de nuestro país hay sobre todo una ciudad que registra año tras año grandes índices de contaminación: Madrid.

Contine reading