Contaminación ciudadana

La contaminación ciudadana es un fenómeno que viene vinculado estrechamente a la sociedad de consumo que ha tenido un gran crecimiento en el último siglo. Básicamente sin entrar en definiciones académicas, se trata de la utilización de productos fabricados con componenentes químicos en grandes cantidades que perjudican el habitat humano o que una vez utilizados, los desechos o restos se convierten en formas contaminantes de la superficie terrestre y que su evaporación produce cambios en la composición natural de la atmósfera provocando daños ambientales y en consecuencia en la salud de los habitantes.

Uno de los íconos de esta contaminación, pero no el único, es el crecimiento y universalización de la utilización del plástico en una gran cantidad de productos de la vida diaria. La sustitución del vidrio ( elemento reciclable) en la fabricación de envases y contenedores principalmente, la evolución de la tecnología y la proliferación de dispositivos compuestos por este elemento, así como la archiconocida contaminación de las bolsas plásticas utilizadas masivamente en los supermercados.

Otro factor de indudable vinculación es el aumento en el consumo de energía eléctrica en la vida diaria, siendo uno de los factores más provocadores de la contaminación, las usinas generadoras a base de carbón y de derivados del petróleo, que provocan emanaciones fuertes de dióxido de carbono ( CO2). Es decir, hasta que no se produzca un cambio importante en la matriz generadora de energía, la utilización de energía eléctrica es directamente proporcional a la contaminación.

No puede faltar la mención del parque automotor impulsado con motores de combustión de combustibles derivados del petróleo como fuertes provocantes de la contaminación ciudadana. Desde hace décadas hay centros urbanos como Santiago de Chile, y México, que la circulación del parque automotor debe estar planificadas para circular 4 días a la semana porque el llamado “smog”, que no es otra cosa que monóxido de carbono ( CO2 ).

El exagerado uso de papel utilizando la pasta de celulosa de materia prima, es una contaminante indirecto ciudadano, ya que la generación de esta pasta de celulosa, provoca la desforestación de zonas consideradas pulmones del mundo, como es el ejemplo principal el del Amazonas en Brasil. No vinculamos fácilmente estas cosas, pero son sus consecuencias determinantes a posterior del Cambio Climático al producirse daños en la capa de la atmósfera destinada a filtrar la entrada de rayos ultravioletas provenientes del Sol.

Pero la lista de contaminantes ciudadanos es larga y todos somos culpables de que existan, ya que la “comodidad” que nos generan nos hacen olvidar el mal que le producen al medio ambiente. Como ejercicio de memoria, mencionamos las pilas, las baterías de auto, las baterías de celulares, los envases PET, los neumáticos, componentes de circuitos electrónicos.