Contaminación electromagnética: qué es y como evitarla

A pesar de que durante muchos años hubo discusiones entre los científicos sobre la existencia real de la contaminación electromagnética, hoy en día, salvo matices, no hay ninguna duda al respecto: existe y sus efectos en el medio ambiente y en el ser humano son graves.

En septiembre de 2007, la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) aconsejó a los ciudadanos evitar el uso del WiFi y el de los teléfonos móviles hasta que hubiera más estudios al respecto a largo plazo, (la mayoría de los estudios que negaban la existencia de este problema no los miden), expresando su temor acerca de que el uso continuo de la tecnología inalámbrica se convirtiera en el próximo desastre de salud pública.

¿Qué es la contaminación electromagnética?

Es la contaminación ambiental producida por la existencia de los campos electromagnéticos artificiales. Los campos electromagnéticos interfieren en el funcionamiento de nuestro organismo y de todos los seres vivos. Numerosos estudios revelan datos alarmantes:

la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) detectó un incremento del 40% en el riesgo de gliomas, un tipo de cáncer cerebral, entre los usuarios más frecuentes de móvil; alteración del ciclo de producción de la hormona melatonina, que regula el sistema inmunitario y hormonal.

contaminacion-electromagnetica

Un estudio llevado a cabo por investigadores de más de 12 países europeos y financiado por la UE determinó que daña el ADN que transporta la información genética de las células. Las radiaciones triplican en algunos casos las posibilidades de contraer cáncer; alteran la comunicación celular, la división celular y el funcionamiento de los órganos.

Las radiaciones de radiofrecuencia afectan al esperma, producen fugas de albúmina en el cerebro y alteraciones electroencefalicas. Por no hablar de las personas que sufren hipersensibilidad electromagnética.

Hipersensibilidad electromagnética

Sus síntomas se activan o se intensifican al encontrarse cerca de aparatos eléctricos, transformadores, antenas de telefonía móvil y/u otras fuentes de radiaciones: Cefalea, Insomnio, Cansancio crónico, Irritabilidad, Dificultad para concentrarse, Pérdida de memoria a corto plazo, Alteraciones cardíacas, Mala circulación sanguínea, Desorientación, entre otros problemas.

Cómo evitar la contaminación electromagnética

No vivir cerca de un edificio en el que existen antenas de telecomunicaciones, especialmente las de telefonía móvil, líneas de alta tensión, transformadores urbanos y tendido eléctrico.

Restringe el uso de teléfonos móviles. Este consejo parece imposible de seguir en un momento en el que, por desgracia, son el centro de nuestra vida. Pero es posible reducir su uso así como usarlo de un modo responsable: no hables mientras están enchufados.

Desactiva el Bluetooth si no lo necesitas.

Usa el manos libres o cascos, de este modo evitarás tenerlo en contacto con la cabeza.

contaminación-electromagnética2

No coloques lavadoras, microondas, hornos cocinas de inducción en lugares cercanos al dormitorio ya que la pared no impide el paso de las radiaciones.

No coloques aparatos eléctricos en tu habitación, y mucho menos en la mesita de noche.

Los aparatos desconectados también emiten radiaciones, por ello desenchúfalos cuando no los estés utilizando, especialmente los ordenadores y los cargadores de móvil.

Utiliza aparatos eléctricos cuando sea realmente necesario: usa escoba, exprime a mano, sécate el pelo al aire, cepíllate los dientes con un cepillo manual.

Comprueba que la instalación eléctrica de tu casa no emite más radiaciones de las permitidas y que las tomas de tierra son correctas. Hay aparatos que la miden.

Evita los televisores de plasma, mejor usa pantallas de televisión y de ordenadores de LCD.

No compres teléfonos inalámbricos DECT, con un radio de 25 a 100 metros, ya que emiten una señal electromagnética incluso cuando no los estás utilizando.

Evita la acumulación de electricidad estática en tu casa provocada por materiales sintéticos (alfombras, moquetas, cortinas, muebles, etc). Opta por materiales naturales en la medida de lo posible: suelos, paredes, textiles, muebles, etc. Ésto es aplicable a cualquier producto tóxico que puede envenenar poco a poco tu organismo: productos de limpieza, pinturas, ropa, etc.

Sustituye los dispositivos Dimmer por interruptores normales para eliminar la radiación de alta frecuencia; sustituye también la iluminación fluorescente y la halógena de bajo voltaje.

Materiales como el basalto, el granito y el hormigón pueden ser fuente de gas radón. Si vives en una casa con estos materiales deberás ventilarla adecuadamente todos los días.

Para protegerte de las radiaciones del exterior usa ventanas con vidrios de baja emisividad.

Consideraciones finales

Ésto no es alarmismo, es la realidad. La propia OMS ha declarado que es necesario tomar medidas de precaución especialmente en lo relacionado con la telefonía móvil para evitar daños a la población y al medio ambiente.

El Parlamento Europeo ha solicitado a todos los estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan la hipersensibilidad electromagnética como causa de baja laboral, a fin de proporcionar una protección adecuada y garantizar la igualdad de oportunidades entre quienes la padecen, casi 13 millones de personas en Europa.

Tengamos cuidado.

Fuentes-xananatura, vivosano.org, wikipedia