El Polo Químico de Huelva, una de las zonas más degradadas

huelvaEl Polo Químico de Huelva es un complejo industrial situado en la Avenida de Francisco Montenegro, en plena capital onubense. Este entorno industrial nace en 1964, fundado por un decreto emitido por Franco. Aquí se encuentran una serie de empresas que constituyeron el florecimiento y un gran desarrollo económico en la época.

Es por eso que Huelva se encuentra dividida entre aquellos habitantes que ven en el Polo Químico un estímulo económico y laboral de la ciudad y aquellos que no pueden convivir con un entorno lleno de humos y de dudosa calidad salubre.

 

No cabe duda que Huelva posee uno de los ambientes más contaminados; los estudios medioambientales realizados en la zona de la ría referencian que tanto el aire como los suelos pasan los niveles permitidos de polución.

Balsas de fosfoyesos

Uno de los residuos que a lo largo de todo este tiempo ha repercutido más en el entorno ambiental onubense es el fosfoyeso. Este es un producto del yeso que se origina por la producción industrial de ácido fosfórico,  al proceder de una roca fosfatada, el fosfoyeso suele tener concentraciones de uranio y torio, que se radiarían e influirían negativamente tanto en el entorno natural como en la salud.

Huelva posee más de 1200 hectáreas de balsas de este tipo, lo que convierte a la capital en uno de los mayores vertederos de residuos industriales que hay. Algunos estudios no oficiales han revelado que en la zona de la marisma hay radiaciones 22 veces superior al límite. Muchos de los habitantes de Huelva han luchado porque estos residuos vayan a parar a un cementerio nuclear en vez de estar a escasos kilómetros de sus casas.

Un intento de recuperación

El Ayuntamiento de la ciudad firmó con EGMASA un acuerdo por el cual se comprometen a tratar de recuperar las balsas usando como material de relleno los residuos muertos de la planta, que poseen en Palos de la Frontera.

Sin embargo, no está muy claro que esos residuos queden completamente inertes, por lo que rehabilitar la zona con ese tipo de materiales crea continuas controversias entre los vecinos, por un lado y enla comunidad científica, por otro.

Además, ENRESA o lo que es lo mismo: la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, ha ido retirando material contaminado de otras intervenciones similares que se llevaron a cabo en Cadiz y en Palos. De todos modos, cualquier intervención que se lleve a cabo debería ser controlada cada cierto tiempo para evitar las catástrofes que podrían derivarse de ello.