La heladera que funciona gracias al sol

La energía solar es una de las más limpias y útiles energías renovables que existen y ahora lo que produce es frío. Sí, no me he equivocado, gracias a la energía solar un grupo de estudiosos de la Universidad Nacional de General Sarmiento están desarrollando una heladera que se alimenta a través de placas solares.

Su proyecto empezó en 2003 con la intención de llevar energía eléctrica a las comunidaddes más necesitadas en Argentina. De lo que se trata es de llevar luz y electricidad a todos aquellos lugares recónditos que no la tenían para ayudar al desarrollo de las gentes de los municipios.

energia solar

Hace tres años y medio que estos investigadores de la Universidad lanzaron el primer prototipo, y ahora, la máquina ya es un hecho. Es uno de los mejores ejemplos de ciencia aplicada al uso cotidiano. Y no solo eso, sino que esta investigación es un avance grandísimo para el desarrollo de localidades en peligro de exclusión.

La Batea, los primeros usuarios

El proyecto va a arrancar en la práctica en una comunidad de agricultores al Noroeste de Córdoba (Argentina); en concreto gracias a un grupo de productores de leche de cabra. Lo que se pretende es instalar dos grandes heladeras a finales de año y lo más curioso es que son los mismos pobladores los que van a llevar a cabo su construcción.

Esta puesta en marcha por la Universidad Nacional de General Sarmiento está apoyada por otras instituciones como el Instituto de investigación y desarrollo tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF) de la Región Pampeana, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y a la Asociación de Productores del Noroeste de Córdoba (APENOC).

¿Cómo funciona?

La heladera tiene un ciclo de funcionamiento de 24 horas. Realmente es por la noche cuando se produce el enfriamiento, cuando el sol se marcha. Esto es porque se basa en dos procesos; por un lado, los de adsorción, que atraen y retienen los rayos en la superficie de las placas y desorción de metanol por el carbón activado (que es el proceso de emisión de un fluido previamente adsorbido).

El prototipo consta de tres partes: una cámara fría, un condensador y un colector. Este último se encuentra en la parte más alta y lo forman unos tubos que contienen carbón y metanol. Los rayos de sol que llegan ahí hacen que el metanol se separe y pase en forma de gas al condensador y, una vez ahí se vuelve líquido. Por la noche, cuando baja la temperatura el carbón vuelve a absorver el metanol. Esto hace que baje la temperatura de la cámara y que se genere hielo en ella.