La importancia de realizar un consumo responsable

Podría decirse que “ir de compras” forma parte de nuestras actividades cotidianas. No es tanto la necesidad como el placer de consumir. Nuestra forma de consumo muchas veces es sinónimo de “agotamiento” ya que en la mayoría de los casos no se tiene en cuenta la repercusión de éste sobre el medio ambiente. Nuestros procesos de abastecimiento de bienes y servicios y sistemas tanto de producción como de consumo insostenibles, son los causantes en gran medida del “agotamiento” del planeta.

Ante esta necesidad, surge el consumo responsable. Pero ¿Qué conlleva exactamente?

Entendiendo el consumo responsable

En la decisión de compra pueden influir muchos factores que atienden a los valores de cada consumidor. Muchos dan prioridad a los precios, otros a la calidad, etc.

“El consumo responsable implica dar valor o prioridad al impacto tanto medioambiental como social de la compra, además de la conducta de las empresas que elaboran dicho producto.”

El consumo responsable también es conocido como consumo crítico e implica consumir lo necesario únicamente. Otro de los factores a analizar que tiene en cuenta este concepto es el impacto de la publicidad sobre la mente de las personas, es decir, ¿se están creando necesidades superfluas?

Es una necesidad de nuestros días modificar nuestros hábitos de consumo ya que al fin y al cabo todos somos responsables del impacto provocado por nuestras compras.

Criterios para un consumo responsable

  • Es requisito fundamental la reducción del consumo de productos con gran impacto medioambiental y el de los recursos naturales de los que disponemos.
  • Cuando modificamos nuestros hábitos y realizamos un consumo responsable, estamos dando prioridad a aquellos productos del mercado que valoran la justicia social, la ética y la sostenibilidad.
  • Los consumidores tienen mayor poder del que en ocasionas se piensa ya que pueden ejercer presión mediante su capacidad de compra. Es decir, puede elegir los productos más éticos y rechazar los que no respetan el medio.
  • Algunas de las preguntas que deberíamos hacernos antes de consumir son:
    • ¿Necesito realmente ese producto que voy a comprar?
    • ¿Estoy satisfaciendo una necesidad o un deseo?
    • ¿Estoy eligiendo libremente o es producto de una necesidad creada por la publicidad?
    • ¿Cuántos productos iguales poseo?
    • ¿Cuánto lo voy a usar?
    • ¿Cuánto va a durarme?
    • ¿He buscado información sobre el producto para encontrar el de mejor calidad y menor precio?
    • ¿Hay algún producto que ya tenga que pueda cubrir esta necesidad?
    • El consumo responsable no está reñido con el ahorro. Hoy en día existen mejores apps de ofertas que nos permiten comparar precios y calidades de los diversos bienes del mercado.
    • El cuidado personal, la estética, etc. tampoco son contrarios a este tipo de consumo. Existen remedios para cuidar la piel naturales que son respetuosos con el medio y que están al alcance de todos.

Espero que te haya sido de utilidad este artículo y si piensas que hemos olvidado algo importante sobre el consumo responsable no dudes en dejarnos un comentario.