la contaminación del subsuelo

La contaminación del suelo y el subsuelo, se produce por la presencia de compuestos quimicos hechos por el hombre u otra alteración al ambiente natural del suelo que se produce en forma artificial. Este tipo de contaminación es una de las más peligrosas por su característica de ser muy “silenciosa” y no presentar muestras que evidencien la misma, sino hasta que sus consecuencias se observan en los seres vivos.

Los mayores provocadores de esta contaminación son generalmente la aplicación de pesticidas cuyo residual pasa a las capas más profundas del suelo, de la ruptura de tanques de almacenamiento subterráneo, de barreras de rellenos sanitarios que se rompen o están mal confeccionadas y se producen filtraciones de los mismos o de acumulación directa de productos industriales.

Un capítulo especial merece la actividad minera y su relación con la contaminación del subsuelo ya que la minería en su conjunto produce una serie de contaminantes  gaseosos, líquidos y sólidos, que de una forma u otra van a parar al suelo. Los daños contaminantes  que provocan los elementos utilizados en la operativa de minería a cielo abierto depende de las características que tiene el suelo donde se realizan las actividades. Por ejemplo, la lluvia ácida que se produce como consecuencia de los gases que se integran a la atmósfera, pueden caer en suelo calcáreos que balancean el pH o en suelo normales que se acidifican.

Esto sucede ya sea por depósito a partir de la atmósfera como partículas sedimentadas o traídas por las aguas de lluvia, por el vertido directo de los productos líquidos de la actividad minera y metalúrgica, o por la infiltración de productos de lixiviación del entorno minero: aguas provenientes de minas a cielo abierto, escombreras (mineral dumps), etc., o por la disposición de elementos mineros sobre el suelo: escombreras, talleres de la mina u otras edificaciones más o menos contaminantes en cada caso.

La actividad minera también contamina los suelos, a través de las aguas de relave. De este modo, llegan hasta ellos ciertos elementos químicos como mercurio (Hg), cadmio (Cd), cobre (Cu), arsénico (As), plomo (Pb), etcétera. Por ejemplo: el mercurio que se origina en las industrias de cemento, industria del papel, plantas de cloro y soda, actividad volcánica, etcétera.
Algunos de sus efectos tóxicos son: alteración en el sistema nervioso y renal. En los niños, provoca disminución del coeficiente intelectual; en los adultos, altera su carácter, poniéndolos más agresivos.
Otro caso es el arsénico que se origina en la industria minera.  Este mineral produce efectos tóxicos a nivel de la piel, pulmones, corazón y sistema nervioso.

Uno de los indicadores más concretos de la presencia de un subsuelo contaminado, es la degradación o sufre la vegetación de la zona, visualizada en la reducción del número de especies presentes en la misma. Pero también, se dan presentan casos en que los contaminantes son absorvidos e integrados a los vegetales sin generar daños que se vean desde el exterior.

15 thoughts on “la contaminación del subsuelo

  1. estoy haciendo una investigacion de campo, me gustaria saber los rangos permitidos en ppm de los contaminantes, en particular metales pesados… o donde los puedo adquirir..?…gracias

  2. me gusto todo lo expuesto en este trabajopues me ha ayudado mucho a realizar un trabajo muy importante muchas gracia

  3. esto es lo mejor me aduyo de mucho no como las otras paginas fo eso si da asco gracias

  4. esta pagina es lo mejor me aduyo mucho no como las otras fo eso si es un asco

  5. me gustaria saber propuestas para conservar el recurso hidrico gracias me aduyaria de mucho

Comments are closed.