La contaminación en nuestro día a día

Para nadie es un secreto que la calidad del aire en nuestro planeta no goza de buena salud. Y casi toda la culpa la tiene el ser humano. Nuestra forma de vida contamina el ambiente cada día de forma que a veces se hace prácticamente imposible vivir en algunas de las grandes ciudades del mundo por culpa de la gran contaminación del ambiente.

Son numerosas las causas por las que se ha llegado a esta altísima contaminación. Las industrias, el combustible de todos nuestros vehículos, los aires acondicionados y las calefacciones de nuestras casas y de nuestros lugares de trabajo así como otros muchos factores han hecho que nuestra calidad de vida disminuya a causa de esta contaminación.

Un mundo demasiado artificial y contaminado

Nuestra vida diaria está plagada de elementos y factores que ayudan a que la contaminación del aire de nuestras ciudades sea muy elevada. Pero el aire y el ambiente no son los únicos perjudicados a este respecto ya que los alimentos que tomamos o el agua que bebemos también está en ocasiones contaminada por alguna sustancia química nociva que puede introducirse en nuestro organismo poco a poco sin que apenas nos demos buena cuenta de ello.

PLANETA

Desde la llegada de la revolución industrial hace ya varios siglos, el mundo entero se ha empeñado en crecer y evolucionar sin pensar en el daño que se le está haciendo al planeta. Las millones de toneladas de basura que vertemos durante el año hacen grandes estragos en el ambiente. Desgraciadamente, no es raro ver botellas de plástico y otro tipo de basuras tiradas en las aguas de ríos y mares o en los campos, algo verdaderamente peligroso para los diversos ecosistemas.

Toda esta contaminación perjudica de manera directa a los seres humanos, que incapaces de ver en ocasiones sus errores continúan inventando sistemas que en lugar de mermar la exposición de gases y otras sustancias químicas aumentan el vertido de este tipo de sustancias.

Está claro que los errores ya cometidos no pueden solucionarse, pero entre todos debemos trabajar para conseguir frenar la escalada de contaminación en nuestro planeta y conseguir un mundo más limpio en el que poder vivir completamente en paz.