La UE acusa a España de no respetar los niveles de contaminación

La Agencia Europea del Medioambiente ha informado de un hecho que para muchos de nosotros, sobre todo para los que tienen problemas respiratorios, es una realidad muy evidente: el 90% de los ciudadanos de la UE está respirando un aire con niveles de contaminación demasiado elevados y que pueden poner en riesgo su salud según los parámetros determinados por la Organización Mundial de la Salud.

España es uno de los ocho estados miembros de la UE que junto a Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Irlanda y Luxemburgo  continúan incumpliendo las normas comunitarias sobre impacto ambiental.

contamination

Las ciudades que más contaminan

Cáceres, Madrid y Barcelona son las tres ciudades españolas con el aire más contaminado, sobre todo en lo que se refiere a niveles de ozono troposférico (O3) y de dióxido de nitrógeno (NO2).

Madrid y Barcelona son dos grandes ciudades de las que todos nos esperábamos que pudieran estar en la lista, pero el caso de Cáceres es muy sorprendente, sobre todo porque es el tercer país europeo que más días ha sobrepasado los niveles máximos recomendados de O3 durante el pasado año, ya que lo hizo 98 días.

Madrid y Barcelona superaron los niveles de NO2 sobre todo por el impacto de los vehículos diesel, principales emisores de este contaminante.

El comisario de medioambiente amenaza medidas más restrictivas

El comisario europeo de medioambiente, Potocnik, ha declarado que la contaminación del aire es la causa más importante de muerte en la UE entre las debidas a causas medioambientales.

Las cifras son escalofriantes ya que en 2010 esta contaminación fue causa de más de 400.000 muerte prematuras, 10 veces más que las muertes producidas en accidentes de tráfico. La elevada concentración de  PM10, SO2, NO2 y O3 en el aire son causa directa de ataques de asma, pueden causar cáncer de pulmón o problemas cardiovasculares y muerte prematura.

Actualmente la directiva comunitaria de calidad del aire, no permite que los países comunitarios  superen ciertos límites más de un número determinado de veces al año y se está pensando en poner unas mayores  limitaciones, sin embargo cabe preguntarse si este es el camino adecuado cuándo todavía no se ha logrado que se cumplan las actuales por parte de algunos países.

Algo muy importante que ha resaltado Potocnik es que aunque los gobiernos tienen un importante papel en frenar la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, esta es una labor de todos los ciudadanos y cualquier puede contribuir a mejorar el aire que todos respiramos.