Madrid, una ciudad contaminada

El peor enemigo de nuestro planeta es quizá, casi con toda seguridad, el ser humano. Por culpa de nuestra manera de vivir, de trabajar y todas nuestras costumbres diarias, hemos ido arrojando a la atmósfera miles de millones de toneladas de gases nocivos que contribuyen a la cada vez mayor destrucción de la capa de ozono, la mayor contaminación de nuestras ciudades, y como consecuencia, un mayor calentamiento global.

Solo basta con darse una vuelta y echar un vistazo a fotos de las principales ciudades del mundo para darnos cuenta de que la contaminación de nuestro ambiente y de nuestro planeta está llegando a límites cada vez más altos e insospechados. Límites que harán que, de continuar por este camino, gran parte de las ciudades dejarán de ser tal y como las conocemos actualmente.

Aunque si miramos en la lista de las ciudades más contaminadas del mundo, veremos en los primeros puestos a algunas ciudades chinas como Pekín, así como algunas de Estados Unidos, si nos centramos en la contaminación de nuestro país hay sobre todo una ciudad que registra año tras año grandes índices de contaminación: Madrid.

Una de las ciudades más contaminadas en el año 2013

Madrid ha sido un año más la ciudad más contaminada de nuestro país al registrar altos niveles de dióxido de nitrógeno y de ozono troposférico, el llamado ozono malo. Las cifras registradas a finales de 2013 suponen un leve descenso con respecto a las altas cifras alcanzados en años anteriores.

Madrid_desde_Ajalvir_3feb2011_fotoEcologistasenAccion-520x328

Sin embargo, estas cifras levemente más bajas se deben sobre todo al descenso del tráfico que ha sufrido la capital en los últimos años como consecuencia de la crisis económica, según deduce la Asociación de Ecologistas en Acción en su informe anual, donde se recogen estas cifras y el resto de conclusiones extraídas del estudio del ambiente madrileño durante el pasado año 2013.

Estos altos niveles de contaminación deben ser controlados por las autoridades competentes ya que pueden suponer un riesgo importante para la salud de los ciudadanos que se exponen día a día respirando este aire contaminado en la capital.

Hace varios años que Madrid supera con creces los límites de contaminación impuestos por las autoridades europeas. Por ello, todos nosotros debemos poner un poco de nuestro lado para reducir todo lo posible estos límites de contaminación que hacen que nuestra salud y la de todos los de nuestro alrededor se resienta.